Mercado Laboral

0 Comentarios Visto 1 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON, 21 mayo – El número de estadounidenses que pidieron por primera vez el seguro de desempleo subió ligeramente más de lo esperado la semana pasada, pero la tendencia subyacente continuó sugiriendo que el mercado laboral se ajusta.

Las solicitudes iniciales del seguro para desocupados se incrementaron en 10.000 a un nivel desestacionalizado de 274.000 para la semana terminada el 16 de mayo, dijo el jueves el Departamento de Trabajo. Las solicitudes de la semana anterior no fueron rectificadas.

Pese al aumento de la última semana, las peticiones siguieron por undécima semana seguida debajo de 300.000, un umbral asociado con el fortalecimiento del mercado laboral.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban un dato de 271.000 para la semana pasada.

El promedio móvil de cuatro semanas de las solicitudes, considerado una mejor medición de la tendencia del mercado laboral porque suaviza la volatilidad semanal, bajó en 5.500 la semana pasada a 266.250. Fue el menor nivel desde abril de 2000.

Los datos de las solicitudes cubrieron el período durante el cual el gobierno encuestó a los empleadores para la parte de las nóminas del reporte laboral de mayo.

El promedio de cuatro semanas de las solicitudes bajó 18.750 entre el período de abril y el de mayo, sugiriendo otro mes de crecimiento del empleo superior a 200.000.

El mercado laboral se ajusta a pesar de la lentitud de la economía, que se ha caracterizada por el tenue gasto del consumidor además de una débil inversión empresarial y actividad manufacturera.

El reporte de las solicitudes del jueves mostró que el número de personas que siguieron recibiendo beneficios tras una semana inicial de asistencia bajó en 12.000 a 2,21 millones en la semana terminada el 9 de mayo. Fue el menor nivel desde noviembre de 2000.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON, 8 mayo – El crecimiento del empleo en Estados Unidos repuntó en abril y la tasa de desempleo cayó a un 5,4 por ciento, un mínimo en casi siete años, en señales de una aceleración económica que podría mantener a la Reserva Federal encaminada a elevar las tasas de interés este año.

Las nóminas no agrícolas subieron en 223.000 debido a que el aumento en el sector de servicios y en la construcción contrarrestaron la debilidad en minería, dijo el viernes el Departamento del Trabajo.

La tasa de desempleo bajó a su menor nivel desde mayo de 2008, pese a que más personas entraron al mercado laboral.

Aunque el reporte sugiere una fortaleza subyacente en la economía a comienzos del segundo trimestre tras un primer trimestre débil, el crecimiento de los salarios no fue tan enérgico.

“Estimamos que este reporte reduce preocupaciones de que un crecimiento débil en el primer trimestre represente una pérdida de impulso económico”, dijo el economista jefe de Barclays en Nueva York, Michael Gapen.

No obstante, Gapen dijo que el repunte no era lo suficientemente enérgico como para pensar que la Fed pueda elevar las tasas de interés antes de septiembre.

Las nóminas de marzo fueron revisadas para mostrar la creación de sólo 85.000 puestos de trabajo, la cifra más baja desde junio de 2012. Eso resultó en 39.000 empleos menos a lo informado originalmente en febrero y marzo, lo que remarca la debilidad de la actividad a comienzos de año.

En otro reporte, el Departamento de Comercio dijo que los inventarios mayoristas de Estados Unidos subieron un 0,1 por ciento tras un avance revisado a la baja de 0,2 por ciento en febrero.

Economistas encuestados en un sondeo de Reuters esperaban un incremento de 0,3 por ciento en marzo después de una subida reportada previamente también de 0,3 por ciento en febrero.

PARTICIPACIÓN LABORAL

Los inversores en Wall Street recibieron con júbilo el reporte de nóminas no agrícolas y los principales índices de acciones avanzaban más de un uno por ciento.

Los rendimientos de bonos del Tesoro de Estados Unidos cayeron y los contratos de futuros mostraron que los operadores se aferran a apuestas de que el banco central estadounidense elevará las tasas este año.

El dólar operaba con pocos cambios frente a una cesta de monedas.

La caída de la tasa de desempleo la puso muy cerca del rango de entre 5,0 y 5,2 por ciento que la mayoría de los funcionarios de la Fed consideran consistente con el empleo pleno.

Algunos economistas dijeron que el ajuste del mercado laboral podría llevar a los funcionarios de la Fed a endurecer la política monetaria, pese al bajo crecimiento de los salarios.

“Incluso sin una aceleración de los salarios o de la inflación, no creemos que la Fed se sienta cómoda con (tasas de) cero mientras la tasa de desempleo se acerca a un 5 por ciento”, comentó Michelle Girard, economista jefe de RBS en Stamford, Connecticut.

La tasa de participación en la fuerza laboral, o la proporción de estadounidenses en edad de trabajar que están empleados o al menos buscan trabajo, subió a 62,8 por ciento.

Los salarios fueron el punto débil. Las ganancias promedio por hora subieron sólo tres centavos en abril.

La debilidad en las ganancias promedio por hora contrastan fuertemente con otras mediciones de compensaciones que han sugerido un sólido crecimiento de los salarios en los últimos meses.

“Con la tasa de desempleo aproximándose a los niveles de empleo pleno, sólo será cuestión de tiempo antes de que los salarios comiencen a subir a un ritmo (…) más veloz”, dijo Scott Anderson, economista jefe de Bank of the West, en San Francisco.

El mes pasado, el Gobierno informó que la economía se expandió a una tasa anual de sólo un 0,2 por ciento en el primer trimestre, pero datos publicados esta semana que mostraron un déficit comercial mayor a lo previsto sugieren que el PIB en verdad se contrajo.

Hubo una aceleración generalizada en la creación de empleo en abril, con excepción del sector minero, donde un desplome de los precios del crudo ha mermado la producción de energía.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON (Reuters) – El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó la semana pasada al menor nivel desde el 2000, lo que sugiere que la moderación en la creación de empleos en marzo probablemente fue una anomalía.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 34.000, a una cifra desestacionalizada de 262.000, en la semana que terminó el 25 de abril, la lectura más baja desde abril de 2000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

Los pedidos de la semana previa fueron revisados para mostrar 1.000 más a lo informado originalmente. Se trató del octavo mes consecutivo en que el dato permaneció bajo los 300.000, que usualmente es asociado con un fortalecimiento del mercado laboral.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos bajaran a 290.000 la semana pasada.

Un analista del Departamento del Trabajo dijo que el Gobierno había estimado el dato de pedidos para el estado de Luisiana debido a un apagón de energía. Eso, sin embargo, tuvo poco impacto en el dato de pedidos debido a que la estimación fue cercana a la cifra que Luisiana entregó posteriormente.

El promedio móvil de cuatro semanas para las solicitudes, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, bajó en 1.250 la semana pasada, a 283.750.

El número de personas que aún recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda bajó en 74.000, a 2,25 millones, en la semana que terminó el 18 de abril.

Los llamados pedidos continuos cubrieron el período durante el cual el Gobierno encuestó a los hogares para calcular la tasa de desempleo de abril.

Los pedidos continuos bajaron en 160.000 entre los períodos de los sondeos de marzo y abril, lo que sugiere una mejoría en la tasa de desempleo, que en marzo fue de un 5,5 por ciento.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON – El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó más que lo esperado la semana pasada y la actividad en el sector servicios alcanzó en marzo un máximo en seis meses, dos datos que remarcan la firmeza de la economía pese a un reciente freno en el crecimiento.

El crecimiento económico de Estados Unidos se frenó en el primer trimestre por la combinación de mal clima, una disputa laboral ya resuelta en los puertos de la costa oeste, una demanda global más débil y la fortaleza del dólar.

Sin embargo, los reportes alentadores del jueves implican que la desaceleración sólo sería temporal.

“La buena noticia es que el dato de solicitudes (de subsidios por desempleo) y del sector de servicios sugiere que la economía ha cobrado algo de impulso al comenzar el segundo trimestre”, comentó Ryan Sweet, economista senior de Moody’s Analytics en West Chester, Pensilvania.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo fueron 9.000 menos, bajando a una cifra desestacionalizada de 282.000, en la semana que terminó el 21 de marzo, dijo el Departamento del Trabajo.

Esa cifra es la más baja desde mediados de febrero y supera las expectativas de economistas, que preveían una caída a 290.000.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, mostró la semana pasada 7.750 solicitudes menos, a 297.000.

En otro informe, la empresa de servicios de información financiera Markit dijo que su índice preliminar de gerentes de compras para el sector de servicios subió a 58,6 en marzo desde 57,1 en febrero, alcanzando la cifra más alta desde septiembre.

Una lectura sobre 50 indica expansión en el vasto sector de servicios. Los que respondieron al sondeo dijeron que las condiciones económicas estaban mejorando e informaron un aumento en nuevos pedidos y una acumulación de pedidos pendientes.

El crecimiento del empleo en la industria de servicios creció a su ritmo más veloz en nueve meses en marzo.

Tras conocerse estos datos, los precios de los bonos del Tesoro caían, mientras que el dólar se apreciaba frente a una cesta de monedas. Las acciones en Estados Unidos bajaron después de que Arabia Saudita y sus aliados lanzaron ataques aéreos en Yemen.

Reportes alentadores

El sólido panorama del mercado laboral y del sector servicios contrasta fuertemente con reportes desalentadores de manufacturas, construcción de viviendas, gasto del consumidor y comercio, que han sugerido que la economía ha tocado un período de debilidad.

El crecimiento débil y la inflación persistentemente baja podrían hacer que la Reserva Federal retrase un alza de las tasas de interés hasta más tarde este año.

El banco central de Estados Unidos ha mantenido sus tasas de interés a corto plazo cerca de cero desde diciembre de 2008.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo en una conferencia sobre la educación en inversiones en Detroit que la reciente pausa en la actividad era temporal y que no era una señal de que la economía esté pasando a crecer menos.

La economía estadounidense sumó 295.000 empleos en febrero, marcando el duodécimo mes consecutivo en que la creación de puestos de trabajo ha estado por encima de 200.000, la racha más larga de ese tipo desde 1994.

En febrero, la tasa de desempleo cayó a un 5,5 por ciento, su nivel más bajo en más de seis años y medio

0 Comentarios Visto 2 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON – El número de estadounidenses que solicitó beneficios por desempleo por primera vez subió marginalmente la semana pasada, lo que indica que el mercado laboral se mantiene sólido pese a la desaceleración del crecimiento económico.

Otros datos conocidos el jueves mostraron que la actividad manufacturera en la zona norte de la Costa Este se desaceleró en marzo por cuarto mes consecutivo, a su menor nivel en más de un año, mientras que una medición sobre la actividad económica futura subió levemente en febrero.

El crecimiento se ha desacelerado en el primer trimestre, golpeado por un gélido invierno boreal, la fortaleza del dólar, la debilidad de las economías externas y una disputa laboral en los puertos de la Costa Oeste.

Esos son factores temporales que deberían disiparse para el segundo trimestre.

La Reserva Federal reconoció el miércoles la moderación en el crecimiento, pero mantuvo visión positiva sobre el mercado laboral, tras dar a entender que se acercaba un alza de tasas de interés al retirar la referencia a ser “paciente” en la orientación sobre el momento de elevar los fondos federales.

“El crecimiento del primer semestre será mediocre debido a los efectos del clima y otros asuntos transitorios. Esperamos que la actividad económica general repunte en los próximos meses y trimestres”, dijo Sam Bullard, economista senior en Wells Fargo Securities en Charlotte, Carolina del Norte.

Las solicitudes iniciales del beneficio por desempleo subieron en 1.000 a una tasa desestacionalizada de 291.000 en la semana terminada el 14 de marzo, dijo el Departamento del Trabajo. El incremento estuvo ampliamente en línea con las expectativas de los economistas.

Las peticiones han repuntado en gran parte del invierno boreal debido a que el mal clima causa una oscilación en las solicitudes. Pero pese a la volatilidad, la tendencia se mantiene consistente con el fortalecimiento del mercado laboral.

El promedio móvil de cuatro semanas para las peticiones, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral porque suaviza la volatilidad semanal, subió en 2.250 a 304.750 la semana pasada.

Desaceleración de manufactura

En otro informe, El Banco de la Reserva Federal de Filadelfia dijo que su índice de actividad empresarial retrocedió a 5,0 este mes, el nivel más bajo desde febrero de 2014, desde 5,2 en febrero.

Cualquier lectura sobre cero indica una expansión en las manufacturas de la región.

Los fabricantes reportaron una desaceleración en el crecimiento de los nuevos pedidos, así como declives en los pedidos en cartera y la semana de trabajo promedio de los empleados. Los inventarios y los envíos también cayeron.

Los manufactureros también están bajo presión debido a la fortaleza del dólar, que ha contenido las ganancias de las compañías multinacionales, y menores precios del petróleo, que ha causado que las firmas del sector retrasen o recorten inversiones en proyectos.

En tanto, el Departamento de Comercio dijo el jueves que la brecha de la cuenta corriente, que mide el flujo de bienes, servicios e inversiones hacia y desde el país, se elevó a 113.500 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2014 desde un saldo negativo revisado de 98.900 millones de dólares en el tercer trimestre.

0 Comentarios Visto 2 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON – El número de estadounidenses que pidieron por primera vez el seguro de desempleo bajó más de lo previsto la semana pasada, en una nueva señal de fortalecimiento veloz del mercado laboral.

Las solicitudes iniciales del seguro de desempleo registraron una contracción de 36.000 a un nivel desestacionalizado de 289.000 para la semana terminada el 7 de marzo, dijo el jueves el Departamento de Trabajo.

Eso deshizo gran parte de los incrementos de las dos semanas anteriores, que habían elevado las solicitudes muy por encima de la marca de 300.000. El clima invernal ha causado volatilidad en los datos de las solicitudes este año.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban un total de 305.000 la semana pasada.

El promedio de cuatro semanas de las solicitudes de subsidios, que suaviza la volatilidad semanal, descendió en 3.750 a 302.250 la semana pasada.

El Gobierno reportó el viernes que la economía incorporó 295.000 empleos en febrero, mientras que la tasa de desocupación bajó a un mínimo en más de seis años de 5,5 por ciento.

Con febrero ahora se han acumulado 12 meses seguidos en que los aumentos del empleo han estado arriba de los 200.000, la racha más prolongada desde 1994.

El total de personas que siguió recibiendo los beneficios por desempleo tras una semana inicial de asistencia cayó en 5.000 a 2,42 millones en la semana terminada el 28 de febrero.

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON – El crecimiento del empleo estadounidense se aceleró en febrero y la tasa de desocupación bajó al mínimo en más de seis años y medio, de 5,5 por ciento, en nuevas señales que podrían alentar a la Reserva Federal a considerar una subida de tasas de interés en junio.

Las nóminas no agrícolas ascendieron en 295.000 el mes pasado tras un aumento revisado a la baja de 239.000 en enero, dijo el viernes el Departamento de Trabajo.

La mejora ocurrió a pesar de las condiciones climáticas adversas en gran parte del país a mediados de febrero.

La reducción de la tasa de desempleo, desde 5,7 por ciento en enero, dejó al indicador en su menor nivel desde mayo de

2008 y cerca de lo que muchos funcionarios de la Fed consideran el pleno empleo.

“Sentimos que la economía está en posición para que la Fed empiece a normalizar la política. Creemos que está en camino de hacer un cambio de tasas en junio”, dijo Sam Bullard, un economista de Wells Fargo Securities en Charlotte.

Los datos sugirieron que el mercado laboral estadounidense continuó fortaleciéndose el mes pasado, aunque la baja de la tasa de desocupación en gran medida reflejó que mucha gente ha salido de la fuerza laboral.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto un incremento de 240.000 en las nóminas tras una subida reportada previamente de 257.000 en enero. Para la tasa de desempleo habían anticipado una baja menor, a 5,6 por ciento.

El dólar repuntaba a un nuevo máximo en once años y medio contra una cesta de divisas tras el informe, al tiempo que los precios de la deuda del Tesoro estadounidense descendían. Las acciones de Wall Street en general mostraban bajas.

Las ganancias horarias promedio subieron tres centavos el mes pasado y se esperan nuevos aumentos.

Wal-Mart, la mayor cadena minorista del mundo, anunció el mes pasado que invertirá más de 1.000 millones de dólares este año para aumentar la paga de un 40 por ciento de su fuerza laboral estadounidense.

Otras compañías como TJX Cos Inc y la aseguradora de salud Aetna también anunciaron incrementos salariales.

Los responsables de la Fed están vigilando de cerca los datos de los salarios para determinar cuándo es que la presión acumulada en el mercado laboral ameritaría un incremento en el costo del crédito para evitar que la economía se recaliente.

Desempleo en EEUU:  http://j.mp/1ETJ1EH

Subempleo en EEUU:  http://j.mp/1ETJ5El

Mercado laboral EEUU:  http://j.mp/1ETJ8jF

Desempleo en EEUU por raza y etnia:  http://j.mp/1ETJ6YR

Balanza comercial de EEUU:  http://j.mp/1ETJ03C

Cuenta corriente y balanza comercial:  http://j.mp/1ETJ0AA

Comercio EEUU y China:  http://j.mp/1ETJ43d

Despegue de tasas

El informe laboral fue divulgado a pocos días del encuentro monetario del 17 y 18 de marzo del banco central estadounidense.

Muchos economistas prevén que la Fed pueda indicar que está abierta a subir las tasas de interés en junio, abandonando la promesa de que sería “paciente” al considerar un ajuste.

“La Fed casi con seguridad actuará para sacar la palabra ‘paciente’ en su próximo encuentro mientras avanza hacia una subida de tasas de interés más adelante este año”, dijo Dan Greenhaus, presidente de estrategia de BTIG en Nueva York.

La Fed ha mantenido su tasa de interés referencial cerca del cero por ciento desde diciembre del 2008.

El sólido reporte del empleo refuerza la opinión de que una reciente desaceleración del crecimiento económico refleja factores temporarios, como el clima y una disputa laboral, ahora arreglada, en los puertos de la Costa Oeste.

La tasa de participación de la fuerza laboral, que es la proporción de estadounidenses en edad laboral que están empleados o al menos buscan un puesto, bajó una décima de punto porcentual a 62,8 por ciento el mes pasado.

El ratio empleo-población se mantuvo estable en un máximo en cinco años y medio de 59,3 por ciento.

Una medida amplia de la desocupación que incluye a la gente que quiere trabajar pero abandonó la búsqueda y los que trabajan a tiempo parcial porque no pueden hallar empleo de tiempo completo descendió a 11 por ciento, el mínimo desde septiembre de 2008, contra 11,3 por ciento en enero.

Aparte, en otros datos, el Departamento de Comercio dijo el viernes que el déficit comercial de Estados Unidos disminuyó a 41.800 millones de dólares en enero desde una cifra revisada de 45.600 millones de dólares en diciembre.

Analistas consultados en un sondeo de Reuters estimaban un saldo comercial negativo de 41.700 millones de dólares en enero tras el déficit informado originalmente de 46.600 millones de dólares en diciembre.

0 Comentarios Visto 2 Veces

Redacción | Pulso Informativo
Fuente: Lucia Mutikani/Reuters

WASHINGTON – El número de estadounidenses que presentaron solicitudes iniciales de subsidios por desempleo subió la semana pasada a su mayor nivel desde mayo, lo que podría provocar preocupaciones sobre alguna debilidad en el mercado laboral.

Otros datos publicados el jueves mostraron que la productividad no agrícola se contrajo más de lo esperado en el cuarto trimestre debido a que la producción no subió a la par con un fuerte alza en horas.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo se incrementaron en 7.000, a una cifra desestacionalizada de 320.000 en la semana terminada el 28 de febrero, la lectura más alta desde mediados de mayo de 2014, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

“Sospechamos que el patrón refleja el (mal) clima más que un deterioro fundamental. Dicho eso, por supuesto que estaremos vigilantes ante la posibilidad de que el alza en las últimas dos semanas marque un cambio en la tendencia”, dijo Jim O’Sullivan, economista jefe de Estados Unidos de High Frequency Economics en Valhalla, Nueva York.

El dato de pedidos de subsidios por desempleo ha estado volátil en las últimas semanas debido a feriados públicos y un mes de febrero muy frío y con muchas nevadas.

Sin embargo, a través de la volatilidad la tendencia subyacente ha permanecido consistente con un fortalecimiento del mercado laboral.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters esperaban que las solicitudes de subsidios por desempleo bajaran a 295.000 la semana pasada.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, subió en 10.250, a 304.750, la semana pasada.

Fue la tercera vez este año en que el promedio de cuatro semanas ha superado el umbral de 300.000, que es asociado con un mercado laboral en fortalecimiento.

El dato de pedidos no influye en el reporte de empleo del viernes correspondiente a febrero debido a que cae fuera del período del sondeo.

Analistas prevén que las nóminas no agrícolas hayan aumentado en 240.000 el mes pasado luego de subir en 257.000 en enero, según un sondeo de Reuters entre economistas.

Además, estiman que la tasa de desempleo habría bajado una décima porcentual, a un 5,6 por ciento.

La economía estadounidense agregó más de un millón de empleos entre noviembre y enero, una hazaña vista por última vez en 1997.

Productividad

El reporte de pedidos de subsidios por desempleo del jueves mostró que el número de personas que aún reciben beneficios tras una semana inicial de ayuda subió en 17.000, a 2,42 millones, en la semana que terminó el 21 de febrero.

En un segundo informe, el Departamento del Trabajo dijo que la productividad bajó a una tasa anual de 2,2 por ciento en el cuarto trimestre, en vez de la caída de 1,8 por ciento informada el mes pasado.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que la productividad, que mide la producción horaria por trabajador, fuera revisada a la baja para mostrar un declive de 2,3 por ciento en el cuarto trimestre.

La productividad subió un 0,7 por ciento en todo 2014, menos que al avance de 0,8 por ciento informado el mes pasado. En el cuarto trimestre, las horas trabajadas subieron a una tasa revisada de 4,9 por ciento en vez del ritmo informado previamente de 5,1 por ciento.

La compensación por hora aumentó a un ritmo de 1,9 por ciento, en vez del 0,9 por ciento reportado el mes pasado.

Eso hizo que los costos laborales unitarios subieran a una tasa revisada de 4,1 por ciento en el cuarto trimestre, más que el 2,7 por ciento divulgado el mes pasado.

En un tercer informe, el Departamento de Comercio dijo que los nuevos pedidos de bienes manufacturados se contrajeron un 0,2 por ciento tras una caída revisada de 3,5 por ciento en diciembre.