Opinión

0 Comentarios Visto 3 Veces

Sofía Santoscoy | Pulso Informativo
Fuente: Banxico IMCP

Existen varias formas para conocer cómo se ha venido desarrollando una economía ya sea por tasas de crecimiento económicos, estabilidad de precios, tipo de cambio o bien a través la percepción de los agentes o participantes económicos. En Este artículo nos enfocaremos al Índice de Confianza del Consumidor (ICC) y al Índice Mexicano de Confianza Económica (IMCE).

En primer lugar, de manera conjunta el INEGI y el Banco de México mensualmente elaboran  el ICC preguntando la situación económica actual de los miembros del hogar y del país respecto a hace 12 meses atrás, la situación esperada dentro de los próximos 12 meses y las posibilidades actuales de poder realizar compras de bienes durables.  En el mes de marzo dicho indicador mostró un avance mensual de 0.11% y uno interanual de 4.8% (en comparación con el mismo mes de un año anterior) para colocarse en 93.1 principalmente por una mejora en la percepción de la situación económica del país actual y futura, además, los mexicanos perciben grandes posibilidades de adquirir bienes duraderos actualmente que anteriormente. A diferencia del mes anterior en el que el ICC había reducido su puntaje respecto al mes de enero.

Índice de Confianza del Consumidor Marzo 2015. BANXICO
Índice de Confianza del Consumidor Marzo 2015. BANXICO

Por otro lado, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos mensualmente determina el IMCE  el cual está basado en la opinión o sentimiento de una parte representativa de los agremiados del instituto quienes cuentan con un contacto directo con empresas o entidades de diferentes sectores.  El IMCE en marzo mostró un descenso mensual de -2.08% y anual de -0.77% (respecto al mes de marzo de 2014) para colocarse en 69.71 unidades. Los contadores públicos percibieron una contracción en la situación actual de la economía y disminuyeron su expectativa en los próximos seis meses (futura) debido a que en el tercer mes del año encontraron que las ventas y su cobranza disminuyeron (los inventarios aumentaron) y en el futuro esperan que incremente la inversión para elevar la productividad aunque esperan que las ventas mantengan los mismos niveles actuales.

Índice Mexicano de Confianza Económica Marzo 2015. IMCP
Índice Mexicano de Confianza Económica Marzo 2015. IMCP

En resumen, la mayoría de los mexicanos esperan un mejor dinamismo de la economía aunque cierta parte del sector empresarial espera algunas dificultades en el desempeño de la economía.

Y usted ¿cómo siente que va México?

0 Comentarios Visto 5 Veces

Bernardo A. González | Pulso Informativo

¿Qué sucede con un país de más de 120 millones de habitantes, donde mil 733 millones de pesos son destinados para los viajes presidenciales, al comprar un avión Dreamliner 787-8, representando la mitad el presupuesto de cultura y educación? ¿Cuál es el futuro de un país donde en “tiempos de paz” –geopolíticamente hablando–, se invierten mil 300 millones de dólares en armamento de élite, mientras que desde hace décadas, no se crea una institución educativa pública de altura?

Estas cifras no son ficticias. En México se ha aprobado un egreso presupuestal dispar desde muchos años atrás y 2015 no es la excepción, por ejemplo, el caso del Poder Judicial de la Federación. Si bien, en este año tiene un déficit presupuestal de más de 4 mil millones de pesos, sus 50 mil millones restantes aún son una burla de mal gusto, contra los 2 mil millones de pesos destinados a cultura y 3 mil a educación.

A día de hoy, un dato revela la alarmante situación en México en torno al cuidado y atención hacia el crecimiento educativo y cultural de la población y el abandono a la juventud: solamente 11 mil 490 jóvenes pudieron obtener un lugar en la máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México, quedando rezagados 117 mil 29 aspirantes, datos que se hicieron públicos hoy lunes 30 de marzo del 2015. Solamente un 8.9% de la población estudiantil, tiene acceso a una preparación profesional, datos que se han mantenido similares al menos desde el 2010.

El rezago educativo no es un problema menor en el país. Las escuelas públicas de alto nivel, son contadas, dando paso al crecimiento de los colegios por parte de la esfera privada. En las cifras del 2012 (la más reciente actualización en el portal de la Secretaría de Educación Pública), el 31 por ciento de las escuelas a nivel superior son instituciones particulares, prácticamente a la par con las instituciones autónomas (37%) y muy superior a la cifra de escuelas dependientes totalmente de un presupuesto federal, con apenas 13.4%.

No cualquiera puede pagar una educación superior, dejando a cientos de miles de jóvenes sin la posibilidad de crecer académicamente hablando, y por ende, lapidando su situación laboral futura. Ante esta situación precaria, en un país que presume vanguardismo, cifras espeluznantes en torno a las inversiones del erario público se hacen presentes: no se han inaugurado nuevas instituciones de educación ni se han ampliado planteles de la UNAM, apelando a una falta de presupuesto, sin embargo, cada juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) gana 563 mil 417 pesos al mes o 18 mil 523 pesos al día.

Mientras existen más de cinco millones de mexicanos en condición de analfabetismo, llegan a las mentes y bolsillos de los políticos mexicanos, soluciones vacuas para activar la cultura, a través del beneficio del sector privado. Un ejemplo fueron los 2 millones de dólares que se invirtieron para modificar el guion de la película 007 Spectre, para ser filmada en la Ciudad de México, con ciertas peticiones por parte del Gobierno Federal. ¿En qué clase de sistema vivimos, que la solución a los problemas culturales es James Bond, antes de invertir el dinero público en proyectos y escuelas?

0 Comentarios Visto 4 Veces

Salvador Alejandro González | Pulso Informativo 

Se han cumplido dos años y tres meses de iniciado el Gobierno de Enrique Peña Nieto, surgido con un alto nivel de aceptación y popularidad que enturbiada como gobernador del Estado de México por el caso Paulette, la niña raramente asesinada que apareció en el lugar de los hechos de su desaparición de la noche a la mañana sin que la PGJEM y el Procurador de EPN Gobernador dieran una explicación suficiente sobre esos hechos siniestros.

También recordamos la represión en San Salvador Atenco donde con la complacencia del entonces gobernador del Edomex las fuerzas federales y estatales arremetieron contra los pobladores de municipio del oriente mexiquense. Acción policial de la cual dijo Peña Nieto el 15 de mayo de 2008: “que volvería a actuar de la misma forma si se diera el caso de restablecer el orden y la paz social”. Esto en respuesta a las críticas internacionales en materia de violación de los derechos humanos, entre ellas una carta enviada por 96 legisladores de EUA.

Sin embargo, el 1 de diciembre d 2012 tomó posesión como Jefe del Ejecutivo Federal, evidente con pancartas y abucheos por la oposición, pancartas entre las que destacaba una que decía: “Imposición consumada, México de luto”, refiriéndose al impacto y presión mediática de su campaña.

Pero bueno fue prudente el Presidente del “Mover a México”, que no se si quiso decir “manipular a México” y da su primer discurso de Toma de Posesión en Palacio Nacional dirigiéndose al Diputado Murillo Karam, Presidente de la Cámara de Diputados y al Senador Ernesto Cordero Arroyo, Presidente de la Cámara de Senadores y la Ministro Juan Silva Meza, Presidente de la SCJN como representantes de los poderes de la Unión, según la formula constitucional y un grupo de selectos invitados nacionales e internacionales que iban dispuestos a aplaudir su prometedora propuesta de gobierno que circundaba en la ayuda a los necesitados, el combate al hambre, el combate a la corrupción y un prometedor y suculento menú de reformas entre otras la educativa, de telecomunicaciones, energética y una triunfalista promesa de combate contra la inseguridad y la corrupción, esta última largamente postergada.

Mucho de ello ha sucedido pero no como se esperaba especialmente en la llamada División de Poderes; cuando el Ejecutivo Nacional nombra candidatos a Ministros de la Corte, un poder diferente; el programa de combate contra el hambre que se convirtió en un programa de cooptación en favor de los intereses de gobierno ya que la Secretaria de Desarrollo ha condicionado apoyos a familias numerosas en zonas rurales. Por otra parte, el censo educativo no nos termina de explicar los miles de plazas fantasmas de la Secretaría de Educación Pública y su Sindicato, en tanto las reformas de Telecomunicaciones favorece el consumo de Televisores HD, de los cuales varios millones han sido entregados en precampaña 2015 con el manejo de slogans y mercadotecnia política favorable a EPN y el PRI favoreciendo de ésta manera a su “Celestina” Televisa que lucra con los niños enfermos a y través del Teletón, ganando más de mil millones en publicidad y que ha jugado con los sentimientos de las personas que de buena fe dan sus donativos o hemos dado nuestros donativos que realmente hacen posible que funcione esta bella idea de ayuda, surgida de hombres de buen corazón como Fernando Landeros y, licita con pujas incomprensibles dos cadenas televisivas.

Por cierto su promesa de visitar todo el país se desvanece cuando a 6 meses de la desaparición los 43 estudiantes de Ayotzinapa en Iguala, no ha puesto un pie ahí.

Hablando de Ayotzinapa, los peritos internacionales desvanecieron los supuestos resultados de las investigaciones de la PGR y su ex titular el #YaMeCanse, Murillo Karam que también pusieron en tela de juicio investigadores de la UNAM.

A esto se agrega la falta de escucha de la autoridad federal ante las observaciones sobre Comisión Internacional de DD HH y el alejamiento sistemático que se ha tenido de los familiares de las víctimas de esas desapariciones que de no ser por la academia, universidades; prensa y órganos civiles nacionales e internacionales, simplemente éstos ya hubieran quedado en el olvido: la pregunta sería ¿de que sirvió la promesa de gobierno la de Atención a Víctimas del delito.

A esto podemos agregar una larga lista de claroscuros como el caso Casablanca y otros asuntos de conflicto de interés de él y sus subordinados en adquisiciones de inmuebles con empresas como HIGA; el suntuoso vestuario de su mujer en su último viaje internacional, al cual milagrosamente no se llevó hasta el perro y el perico; la falta de escucha de la corrupción de empleados y ex empleados del ISSSTE y otras dependencias que han estado ligados a delincuentes como el llamado “Barbie” al que el mismo EPN uso para golpear a Felipe Calderón y la simulación y sordera ante las exigencias sociales de justicia, de verdadera seguridad y lucha contra la impunidad, pero bueno, son cosas del gobierno de EPN que nos ha llevado de un #YAMECANSE a un “No trabajo para colgarme medallitas”, en una vergonzante respuesta ante su bajo nivel de aceptación en la actualidad, recordándonos al impositivo y criminal hombre del 68, Gustavo Díaz Ordaz que dijo: “Mi posición no se discute”.

Considero que EPN necesita de verdadera asesoría y como todo profesional sometido a presiones de alto nivel, un terapeuta que le ayude a superar las crisis y no fomente sus imprecisiones y falta de tacto político que costará muchos votos al PRI en éste 2015.

0 Comentarios Visto 4 Veces

Sofía Santoscoy | Pulso Informativo 

Después de la crisis inmobiliaria –como el nombre lo dice– Estados Unidos entró en recesión, el consumo estaba por los suelos, el desempleo era muy alto; en pocas palabras, no había para dónde; por lo tanto, la Reserva Federal decidió disminuir sus tasas e implementar la compra de activos para aumentar la masa monetaria en el mercado y disminuir el “ahorro” transformándolo en gasto. Aquí surgió la primera trampa: en la teoría económica se le llama la “trampa de liquidez”, ya que la economía continuaba presentando bajas tasas de crecimiento, había demasiados dólares en los mercados y la tasa de interés ya no se podía bajar más.

Poco después, dichas medidas comenzaron a dar fruto por lo que el año pasado se puso fin a la compra de activos y por ende, se esperara que a más tardar a mediados de 2015 los tipos de interés se elevaran ya que el mercado laboral se ha fortalecido de manera importante, los precios al consumidor tomaron niveles relativamente aceptables, el gasto al consumo se fortaleció, tanto el sector manufacturero como servicios mejoraron.

Al mismo tiempo, en particular, Japón y el Banco Central Europeo implementaron mecanismos parecidos de inyección de divisas para impedir una recesión y estimular su economía, esto provoca que el dólar se vuelva cada vez más fuerte frente al resto de las monedas.

Provocando la segunda trampa: en medida que va fortaleciéndose la economía estadounidense ya no se defiende la premisa de dejar niveles bajos en las tasas de interés, sin embargo, si la Fed (por sus siglas en inglés, Reserva Federal) al eleva sus tasas provocaría presiones importantes en las monedas depreciando aún más al euro, la libra y el peso mexicano; además, las tasas de interés también se aumentarían en el resto del mundo y las bolsas caerían.

Por último, si el dólar que se vuelve cada vez más fuerte haría que sus productos se vuelvan menos competitivos (baratos) frente al resto y por ende podría llegar el caso a un menor crecimiento económico (sino vende ¿para qué produce?).

La semana anterior, los mercados se relajaron tras el comunicado de la Reserva Federal retirando del discurso la “paciencia”, insistiendo que las tasas de interés se elevaran si la economía mantiene buen dinamismo y el mercado internacional lo permite, sin embargo, disminuyó las previsiones de crecimiento así como de inflación para este año. Esto dejó pensar la probabilidad de alza en tasas a partir de finales de este año.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Bernardo González | Pulso Informativo

Históricamente hablando, los medios de comunicación han sido utilizados para enaltecer ciertos grupos sociales y desvalorar otros. La tradición occidental había sido hasta la segunda mitad del siglo XX, que el Estado se encargara de la mayoría de las emisiones de radio y televisión,  así como del control del telégrafo, el teléfono y el servicio postal. Dos elementos cambiaron por completo aquella premisa: la Guerra Fría, y la era de la digitalización informativa.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el orbe se dividió en dos bloques: el socialista y el capitalista. Mientras la Unión Soviética siguió el modelo tradicional de la comunicación europea, controlando la información y castigando los medios que estuviesen en contra del régimen, los países capitalistas liderados por Estados Unidos comenzaron a introducir el sector privado, buscando  alternancia y pluralidad informativa. Sin embargo, dicha medida no garantizó las imposiciones de los grupos de poder o los intereses del gobierno. En muchos países, el advenimiento del capital privado, reforzó el control editorial del Estado.

Actualmente, resulta alarmante la dependencia de las telecomunicaciones privadas para hacer valer la libertad de expresión. México es un país más que adoptó el modelo privado para defender el artículo 7° constitucional, teniendo como principal ejemplo la situación estadounidense. La obviedad más clara es Televisa y su manipulación de la mass media.  La radio también está dirigida por grupos empresariales y a pesar de que las radiodifusoras se caracterizan por tener una mayor apertura a la opinión y escrutinio público, casos como MVS-Aristegui, reflejan que este modelo informativo aún deja muchos cabos sueltos y dudas.

El conflicto entre MVS Radio y Carmen Aristegui tiene varios puntos extremadamente particulares, que elegante y maquiavélicamente inhiben la labor periodística. De no ser por las especulaciones, no existe prueba irrefutable que hable de una intimidación del Estado. Pruebas que sí existen a lo largo y ancho de México, como es el caso de Grupo Healy y el Gobierno de Baja California. En ese episodio en particular, las autoridades municipales encabezadas por el gobernador Francisco Vega de Lamadrid, han lanzado comunicados acusando de extorsión a la casa editorial. Según Article 19, organización no gubernamental con sede en Inglaterra que lucha por los derechos de periodistas y la libertad de expresión, dicho comunicado  representa una fuerte presión por parte del Estado con base en conflictos económicos, para deslegitimar el accionar periodístico.

Sin embargo, Carmen Aristegui ha sido despedida según Joaquín Vargas, presidente de MVS, por cuestiones legales. Su despido se ve justificado a partir de elementos contractuales, uso indebido de una firma comercial y decisiones empresariales que si bien atentan directamente contra la libertad de expresión (el invento de una línea editorial general para todo programa en dicha radiodifusora), no pueden considerarse como una intimidación directa o violación a las garantías individuales por parte del Estado, como así lo asegura la periodista. Por esta razón, el mismo Article 19 no ha levantado una declaración severa y contundente que refleje censura a partir de la participación directa o indirecta de Los Pinos a pesar de que las sospechas sean más que inminentes.

¿Qué nos queda por reflexionar? Para empezar, la inferencia total de la decisión de la esfera del sector privado en la libertad de expresión. Casos como el de Aristegui, reflejan la vulnerabilidad de diversos sectores del periodismo, al depender por completo de firmas, marcas y contratos, en un ambiente más que nepotista como es México. La noble causa que defienden Denisse Dresser, Lorenzo Meyer y Aristegui, se ve entorpecida con los salarios que se han dado a conocer de la periodista y los contratos y cláusulas aceptadas por estas figuras de opinión.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Bernardo González Díaz | Pulso Informativo

El 25 de marzo se conmemoran 104 años de la tragedia en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, el desastre industrial más mortífero que ha tenido Estados Unidos. Mujeres trabajadoras, en su mayoría inmigrantes que ganaban apenas 7 dólares a la semana, exigían un trato ecuánime y a manera de huelga, ocuparon las instalaciones de la factoría. Perecieron con dolo, incendiadas por esquiroles quienes buscaban disolver el movimiento, causando la muerte de 123 obreras y 23 hombres. A partir del 11 de marzo de 1912 se festejó en su honor, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hoy celebrado el 8 del mismo. Después de un siglo del atentado contra el movimiento femenino, hacen ruido una cuestión: ¿qué tanto hemos avanzado como sociedad equitativa o de manera más drástica, existe la equidad de género en el mundo y en México?

Un avance significativo en la materia política y de derechos humanos, fue a Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, celebrada en septiembre de 1995. En ésta, la ONU reconocía plenamente los derechos y aspiraciones de las mujeres y se comprometía a la defensa de la dignidad “intrínseca de las mujeres y los hombres por igual”, buscando la eliminación de la segregación contra la mujer y los niños. Sin embargo, en estos últimos veinte años, se han empeorado los atentados discriminatorios contra el género femenino, siendo la defensa de sus derechos, un elemento de rechazo y negativa global, según el informe de Amnistía Internacional.

En lugares de conflicto como el Cercano Oriente, la violencia contra las mujeres se ha agravado cada día más. El Estado Islámico continúa con la represión del género, como medidas políticas basadas en la idiosincrasia cultural. También y como problema generalizado en el mundo, la mujer sufre violencia de género por sus decisiones reproductivas y matrimoniales, fundamentadas en la tradición, costumbre o la religión. En la mayoría de los  países se juzga y castiga la utilización de métodos anticonceptivos y la interrupción legal del embarazo, anteponiendo la “protección del honor familiar” antes que a las obligaciones internacionales y sobre todo, la libre decisión sobre el cuerpo y el futuro por parte de la mujer.

En México, la situación no es más agradable. Existen ciertos lugares tierra de nadie, en donde la violación a los derechos de las mujeres es evidente, mientras el gobierno no actúa de manera firme para esclarecer las denuncias y hechos. Ciudad Juárez es uno de esos sitios. Desde 1993 hasta el 2013, existen más de 700 denuncias por desaparición y asesinato de mujeres, de los cuales, en cinco sexenios no les han dado solución ni seguimiento serio, pues las investigaciones han estado encaminadas en el vicioso sendero de la corrupción y la impunidad, tan tradicional en la realidad política mexicana. Sin embargo el Estado de México, priista por antonomasia, registra un índice de feminicidio mayor a Juárez. Solamente del 2005 al 2010, sexenio de Enrique Peña Nieto como gobernador del estado, se registraron 922 homicidios y desapariciones, de acuerdo con el Observatorio Nacional de Feminicidio y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

La discriminación por la condición de indígena es también una violencia constante en la realidad mexicana. El caso más sonado ha sido el de Jacinta Francisco Marcial, indígena otomí que fue encarcelada en el 2006 al ser acusada por el secuestro de seis agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI), por extraño, incongruente y patético que suene. Fue liberada en el 2009, sin embargo, todavía sigue una pugna de Jacinta, quien respaldada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional y el Centro de Defensa de Derechos Humanos Pro Juárez, buscan una disculpa pública de la PGR por ese “desliz”.

En el ámbito laboral, sólo en el 2014 hubo 500 denuncias de discriminación por embarazo, recibidas en el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación (COPRED). Según la institución, las razones por las cuales son despedidas, van desde una “pérdida de belleza por su apariencia y el crecimiento del abdomen”, hasta la suposición de ineficiencia laboral por su ingravidez.

El día de ayer, Enrique Peña Nieto “reafirmó” su apoyo a las mujeres, publicando en su cuenta de Twitter “Admiro su entrega, su amor, su incansable andar. Ustedes hacen de este, un mejor país. ¡Felicidades a todas las mujeres mexicanas en su día!”. ¿Tenemos consciencia de qué se conmemora el 8 de marzo? Porque, la actitud de la clase política mexicana, el sector empresarial y la mayoría de la sociedad, pareciera reducir el significado de esta fecha, a un día de defensa a lo femenino políticamente correcto, el color rosa y el rol de la mujer. La fecha es un recuerdo de los valores fundamentales de los derechos humanos, de trabajo, expresión y sobre todo justicia; festejo incompleto hasta que exista real equidad de género, y resolución en los casos de violación a los derechos humanos de la mujer.

0 Comentarios Visto 1 Veces

Bernardo González Díaz | Pulso Informativo

El 26 de junio de 1945, últimos días de la Segunda Guerra Mundial, se firmó la Carta de las Naciones Unidas, en San Francisco, California. Asistieron 51 países fundadores, entre ellos México, representado por los cancilleres priistas Ezequiel Padilla, Manuel Tello y Francisco Castillo Nájera. Con esto, se aceptaba formar parte de un organismo internacional, mediador de conflictos, con las facultades para hacer recomendaciones y castigar, en caso de que existiese una amenaza a la paz mundial, como lo recalcan los artículos 39 al 42:

El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento a la paz o acto de agresión, y hará recomendaciones o decidirá qué medidas serán tomadas […] Dichas medidas provisionales no perjudicarán los derechos, las reclamaciones o la posición de las partes interesadas […] El Consejo de Seguridad podrá decidir qué medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada han de emplearse para hacer efectivas sus recomendaciones y decisiones.

Es común que las decisiones  de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se vean criticadas por beneficiar a los miembros de la OTAN o los países no alineados que mantienen relaciones económicas importantes con ellos. Muy pocas veces se pone en tela de juicio las acciones militares de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Rusia y sus respectivos socios comerciales. Entre estas excepciones, se encuentra el caso de México, que en los últimos meses ha sido mirado por el mundo y que fue el foco del informe del Comité de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas (CED por sus siglas en inglés) el 13 de febrero del presente.

“Fenómeno generalizado que ocurre en gran parte del territorio mexicano y en muchos de esos delitos ha participación de servidores públicos”, fue la descripción de la CED en torno a la desaparición forzada sistemática y  el momento que se vive en el país en términos de seguridad y derechos humanos. También lamentó la impunidad que se vive día con día en los casos denunciados y abogó por la protección de testigos y familiares de las víctimas, así como esclarecer los casos que parecieran olvidados de la guerra sucia de los setentas. La respuesta del Estado mexicano fue contundente, irreflexiva y como ya es costumbre, intolerante: “Las recomendaciones emitidas no reflejan adecuadamente la información presentada por el Gobierno Federal, ni aportan elementos para solventar retos mencionados”, señaló el comunicado de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

A esto se suman las apologías falaces y cínicas del secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, el 12 de presente, en la Reunión de Seguridad de la Zona Sureste, celebrada en Mérida, Yucatán: “El país vive sus mejores niveles de seguridad en la última década”. ¿De qué país habla? ¿Del de los más de 22 mil desaparecidos entre ellos los 43 estudiantes de Ayotzinapa que subrayan aún más la crítica internacional? ¿El país de feminicidios en Juárez y el Estado de México, cárteles de droga y militarización? ¿El país más peligroso del mundo para ejercer periodismo, catalogado así por la ONU ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto?  ¿Qué debe de pasar para que se revise de manera concienzuda el accionar del Estado, si desechan las mismas recomendaciones de la ONU?

Este problema de Estado tiene, desde mi punto de vista, una raíz ética. ¿Qué tanto estamos acostumbrados a la violencia generalizada, en todos sus aspectos? A desinteresarnos por el familiar asaltado de algún vecino indiferente; a ignorar un abuso de pareja en la calle; a desolidarizarnos por el indigente golpeado; a sobornar, a mentir, a robar. ¿Acaso la moral en turno nos dice “voltea la cabeza si no te compete”? ¿Nos importan los salarios desorbitantes de la clase política comparados con los miserables pesos que ganan muchos servidores públicos y la mayoría en nuestro país? ¿Estamos acostumbrados a la desigualdad?

Los datos duros son contundentes. Las desapariciones forzadas se mantienen como un elemento común de la política de Estado y el crimen organizado. Los servidores públicos, desde una perspectiva local hasta federal, se ven inmiscuidos directamente o en la omisión. Y para colmo, las declaraciones oficiales parecen tener una consigna al menospreciar las recomendaciones internacionales y retratar un México rosa: burlarse de la inteligencia del mexicano y muy probablemente, aprovechar la insensibilidad al dolor ajeno. Y ante esas costumbres, poco importan los consejos.

 

0 Comentarios Visto 2 Veces

Bernardo  González Díaz | Pulso Informativo

La “verdad histórica” es un término desechado por los mismos historiadores, por inflexible, fatalista y también peligroso. Inflexible porque no toma en cuenta otras versiones, más que las oficiales. Fatalista, porque impone un modo de entender el pasado. Peligroso, porque la historia se compone de diversas ramificaciones y verdades, por lo que una sola verdad, no expresa la experiencia de los otros. Haciendo frente a esta obtusa postura, a mediados del siglo XX se creó la “Historia desde abajo”, postura teórica que busca rescatar la voz de los que generalmente no son escuchados: las clases subalternas, los pobres, los obreros, etcétera.

“Esa es la verdad histórica de los hechos”, lapidó el procurador general de la República Jesús Murillo Karam el pasado 27 de enero, en referencia a la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa. La intención fue más que obvia: dar a conocer la versión oficial de los hechos, deslegitimando por añadidura, las demás investigaciones realizadas por diversas organizaciones no gubernamentales.

Al hacer dicha declaración, Murillo Karam expresaba la inflexibilidad de la PGR por las demás versiones de los hechos, entre ellas, la de los sobrevivientes al atentado al autobús en Iguala, Guerrero, y la del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que el pasado sábado desacreditó las declaraciones de la Procuraduría General de la República, al carecer de pruebas científicas. Expresaba también, el fatalismo en la investigación, tomando en cuenta únicamente la versión de los “asesinos” -quienes presentaban huellas de tortura antes de declarar-, e imponiendo a la opinión pública, convenios y convencionalismos. Y por ende, ponía en peligro su figura pública: establecer una “única verdad”, también simboliza que el procurador tenía conocimiento total de lo que había sucedido, convirtiendo a la dependencia federal en la primera sospechosa de asesinato. Por lo tanto, solamente exhibe su ignorancia de términos históricos.

Centro PRODH: cuestionamiento a la PGR. PULSO INFORMATIVO/Bernardo González

Más que una “verdad histórica”, la información presentada por la PGR debe de entenderse como como la “verdad oficial”, históricamente inventada y utilizada para enaltecer y legitimar a los Estados y que busca salvar de un inminente naufragio al gobierno peñanietista. Incurriendo incluso en el desprecio explícito hacia los investigadores del EAAF, al declarar el día de hoy (9 de febrero del 2015), que se les aceptó incorporarse a la investigación “a pesar de que solamente dominaban las disciplinas de antropología, criminalística y genética, por lo que sus alcances en conocimiento de otros dictámenes, no son válidos”.

Esta “verdad oficial”, también cumple con su acometido más primitivo: encubrir al Estado y sus faltas. Murillo Karam ha declarado cerrado el caso de Ayotzinapa, sin embargo, siguen prófugos decenas de implicados; no se ha investigado la protección del Ejército a Guerreros Unidos ni ha habido un solo nombramiento en torno a juicios de lesa humanidad o desaparición forzada sistemática. Ha declarado el caso cerrado, a pesar de que las pruebas que se presentaron en esta versión oficial, caen en diversas contradicciones de carácter científico y se cierra al escrutinio público, negándose a aceptar diferentes perspectivas distintas a la suya.

En respuesta a estas descalificaciones, también el 9 de febrero se celebró una conferencia de prensa de los padres de los desaparecidos, en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (PRODH), en el Distrito Federal. Los datos son más que incisivos: no es simplemente una necedad, sino que no existen pruebas efectivas para aceptar el asesinato de los 43 estudiantes. Una de las irregularidades más importantes, son los restos de eventos de fuego en el basurero de Cocula: tienen una antigüedad de al menos cinco años. Además, fueron encontradas prótesis dentales y presentadas como evidencia de los asesinatos, sin embargo no correspondían a ningún estudiante, lo cual solamente deja entrever el nivel de impunidad y de casos de desaparición forzada aún sin resolver.

Impunidad que desde la perspectiva más humanística, sigue golpeando la dignidad de las víctimas y sus familiares, y que, cómo fue mencionado por la mayoría de los representantes de padres de familia de Ayotzinapa en el Centro PRODH, seguirá existiendo hasta que las instituciones criminalísticas y de investigación al Estado, sean un trabajo para organizaciones independientes del gobierno.

La versión oficial implica el ejercicio político del Estado, con la carga histórica que le corresponde: su función es legitimar y enaltecer, oponiéndose en este caso, al ejercicio científico de los peritos en antropología física, bioquímica, genética o criminalística, representando la investigación de las ONGs. Ante todo esto, salta al aire una pregunta necesaria: ¿a quién creer, a David o a Goliat?

 

0 Comentarios Visto 2 Veces

Bernardo González Díaz | Pulso Informativo

La Carta Ética de la Internacional Socialista adoptada en el XXII Congreso de la Internacional Socialista (IS) celebrado en Sao Paolo en el 2003, nombró el siguiente compromiso en su artículo 2°: “defender la democracia pluralista, que implica la libertad de los ciudadanos a elegir entre diferentes opciones políticas en el marco de elecciones libres, frecuentes y transparente”. En México, conocimos dos ejemplos de partidos que en teoría seguían las propuestas del XXII Congreso de la IE: Convergencia por la Democracia y la Alternativa Socialdemócrata Campesina, fundados en 2003 y 2005, respectivamente.

Ambos se disolvieron a los pocos años de su fundación, convirtiéndose el primero en Movimiento Ciudadano en el 2011 y el segundo en el Partido Social Demócrata (PSD) en el 2008. Actualmente en Morelos, se ha hecho famosa la inclusión al PSD, del futbolista del Puebla F.C., Cuauhtémoc Blanco, como precanditado a la alcaldía de Cuernavaca en el periodo 2015-2018. El partido, apelando a los ideales más puros de la socialdemocracia, ha defendido al jugador por ejercer el derecho constitucional de participar de manera activa en la política, a pesar de las discretas amenazas de la Federación Mexicana de Futbol sobre desafiliarlo como deportista profesional.

Estos eventos, que muchos han tachado de broma y de puerilidad, hacen reflexionar sobre varios elementos de la política y la alternancia mexicana. La primera pregunta que surge, es sobre la verdadera intencionalidad del PSD al proclamar candidato al famoso exjugador del América: ¿Acaso su participación en las elecciones, garantiza los derechos de las minorías por acceder a un libre tránsito en las decisiones políticas? ¿Representa, como lo dice la IS en el artículo 59 de la Declaración de los Principios Socialdemócratas, una humanización de los procesos de cambio en nuestro país? ¿Quiénes saldrán beneficiados con la candidatura de Blanco? ¿Postular a personajes públicos representa una solución a los problemas de fondo en México?

Sin lugar a dudas, el Temo tiene derecho a la libre práctica política en el país, elemento indispensable para la ideología socialdemócrata. No tiene que pertenecer con anterioridad a la clase política para poder postularse como alcalde de Cuernavaca. Como cualquier otra persona que no tenga antecedentes penales y goce de “buena fama”, él puede ser presidente municipal en este país. Sin embargo, no es lo mismo que Cuauhtémoc Blanco se postule, que un zapatero o una oficinista no conocida. No tienen el mismo significado.

Cuauhtémoc Blanco no sólo estará respaldado por un partido político. También tiene una carga de significados que a lo largo de su espléndida carrera como deportista, la sociedad ha adoptado, y que han sido construidos por el monopolio de comunicación más voraz del país: Televisa. En términos semióticos, como significante, el futbolista es un hombre libre, con derechos y obligaciones; como significado, es un “héroe nacional”, que apenas hace un par de días recibió un caluroso homenaje de la afición americanista –quizá la más numerosa en el país- por su despedida del Estadio Azteca.

El artículo 19 de la Declaración de Principios, la Internacional Socialista recalca que: “La democracia puede, evidentemente, asumir diversas formas. Sin embargo, sólo cabe hablar de democracia cuando es posible elegir libremente entre varias opciones políticas en el marco de elecciones libres, cuando existe la posibilidad de un cambio pacífico de gobierno basado en la libre voluntad del pueblo”. Se podrá decir que la gente es libre de decidir si votar o no por el futbolista. Sin embargo, la votación está siendo supeditada y dirigida por la cultura de masas, con un concepto impuesto en el imaginario colectivo del mexicano. Imposición que ha sido erigida por los grupos de poder, haciendo caer en una contradicción riesgosa para un partido socialdemócrata.

Las bases primitivas de la socialdemocracia, establecen como primer objetivo, darle voz a las sociedades subyugadas por los grupos de poder, a través de la justicia, la igualdad y la solidaridad. Su ideología, basada en el progresismo, establece luchar contra los status quo establecido por la aristocracia, y potenciar los valores colectivos para conseguir una sociedad laica e igualitaria, a través de una actitud reformista. Sin embargo, la candidatura impulsada por el PSD en Morelos, pareciera ser más que una lucha por la igualdad, un oportunismo mediático para conservar su registro en esa entidad.

0 Comentarios Visto 2 Veces

Bernardo González Díaz | Pulso Informativo

“Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno”.

Antonio Machado, Retrato.

El 13 de julio de 1793, el puñal de Charlotte Corday fue hundido en el pecho del periodista jacobino Jean Paul Marat, fundador del periódico republicano L’Ami du Peuple. Su muerte, fue celebrada por los aristócratas franceses quienes lo acusaban de extremista sanguinario, mientras que los desamparados mitificaron el suceso, convirtiéndole en un mártir de la Revolución. Jacques-Louis David, pintor neoclásico políticamente activo, eternizó el momento con su pincel naturalista, creando una de las más desgarradoras escenas en la historia del arte: La muerte de Marat, donde aparece el personaje ejecutado dentro de su bañera.

Charlotte Corday jamás sintió arrepentimiento de haber asesinado al periodista, a pesar de que fue guillotinada cuatro días después. Ella pertenecía al partido de los girondinos y contrapeso de la ideología extremista jacobina, y confesaba que prefería asesinar a un hombre, que seguir viendo las muertes de cientos en la guillotina. Para los revolucionarios, la muerte de Marat significó un duro golpe para la libertad de expresión, desatando el Régimen del Terror, serie de acciones contra los contrarrevolucionarios. Al final, cada quien defendía sus propios intereses: los jacobinos veían con horror el asesinato del periodista, pero estos mismos asesinaron en un año más de mil 200 personas sospechosas de ser tibias o atentar en secreto contra la República.

El 7 de enero del presente año, un acontecimiento hizo recordar el espíritu de la Revolución Francesa: el atentado contra Charlie Hebdo, publicación satírica de izquierda plural con sede en el Boulevard Richard Lenoir, en París. Tres personas enmascaradas, identificadas como franceses de ascendencia musulmana, entraron a las instalaciones del periódico progresista, asesinando a 12 empleados entre ellos el director y tres caricaturistas destacados: Bernard Verlhac, Jean Cabut y Georges Wolinski. Según los testigos, los terroristas disparaban gritando “Alahu akbar” (Alá es grande). Desde el 2006, la revista había sido amenazada por hacer sátira del fundamentalismo islámico.

La respuesta internacional ha sido sobresaliente. El espíritu combativo de Voltaire, Rousseau o el mismo Marat, pareció haber invadido varios corazones a lo largo del mundo, mientras los principales líderes se pronunciaban contra los ataques que continuaban sin autoría hasta apenas el 14 de enero, cuando la rama yemení de Al Qaeda asumió la responsabilidad de los actos a partir de un comunicado de su ideólogo y portavoz, Nasser bin Ali al-Ansi.

Sin embargo, 12 días después, varios cuestionamientos han surgido a partir de este lamentable atentado, y otro más en un supermercado judío. A manera de sátira, un cómico francés conocido como Dieudonné se expresó en su cuenta de Facebook, asegurando que en lo que a él respectaba, “se sentía Charlie Coulibaly”, refiriéndose a la ya famosa frase en apoyo Charlie Hebdo, Je suis Charlie (“yo soy Charlie”), combinada con el apellido del terrorista Amedy Coulibaly. Posiblemente uno de sus objetivos era crear reflexión sobre la otredad: debemos de solidarizarnos con el pueblo francés, así como con el musulmán, que también reclama respeto a su credo.

El Estado francés respondió de manera contradictoria a la defensa de la libertad de expresión. El humorista fue detenido al instante, y enfrentará un juicio por apología al terrorismo, antisemitismo… y fraude fiscal. Aunado a esto, se suma el espíritu de islamofobia que se esparce por Europa, Organizaciones como Patriotas Europeos en contra la Islamización del Occidente en Alemania, luchan por la expulsión musulmana y

Tout est pardonné, "Je suis Charlie Hebdo"
Tout est pardonné, “Je suis Charlie Hebdo”

la Red Europea contra el Racismo (ENAR por sus siglas en inglés) prevé un incremento xenofóbico. Ya se han quemado mezquitas en Suecia, y el Frente Nacional o ultraderecha francesa se ha convertido en la primera fuerza política por primera vez en su historia, con un discurso distinto a la diversidad cultural. ¿Será posible el comienzo de un nuevo Régimen de Terror como a finales del siglo XVIII en pleno siglo XXI, donde se lucha por la inclusión de las sociedades? ¿Es justo juzgar a toda una sociedad, con un credo e idiosincrasia propia, por los atentados al Charlie Hebdo?

Las máscaras de contradicción mexicana

Octavio Paz, genio de la literatura mexicana, escribió hace más de sesenta años El Laberinto de la Soledad, analizando radiográficamente la idiosincrasia del mexicano. Una característica que recalcó, fue el ritualismo de cortesía ante el extranjero, actitud cálida, máscara servil hacia el occidental, que se contraponía a la reserva que los mexicanos ofrecemos hacia los paisanos; el hermetismo e indolencia cuando se trata de opinar de los problemas internos, es una característica sugerida por Paz.

¿A qué viene todo esto? El 7 de enero, día de la tragedia en París, como cualquier otro líder internacional, el presidente Enrique Peña Nieto expresó vía su cuenta de Twitter: “México condena el atentado contra el semanario Charlie Hebdo, y expresa sus condolencias a la sociedad y el Gobierno de Francia”. El interés mostrado tanto en las calles como en las redes sociales por parte de figuras públicas mexicanas y las personas en general, quedó enmarcado y grabado como un acto de solidaridad. Sin embargo, ¿Qué pasa con nuestros propios casos de impunidad contra la libertad de expresión?

El 2 de enero de este año, Moisés Sánchez Cerezo, periodista y activista del municipio de Medellín de Bravo, Veracruz, fue reportado desaparecido después de que hombres armados entraran a su domicilio. También desaparecieron las armas del periodista: cámara, grabadora y computadora. Según Artículo 19, organización no gubernamental con sede en Londres, que pugna por la libertad de expresión, fuentes anónimas aseguraban que el activismo de Sánchez Cerezo causaba incomodidad al alcalde de Medellín de Bravo, Omar Cruz Reyes. La ONG exige públicamente al Mecanismo de Protección de Defensores y Periodistas de la Secretaría de Gobernación y a la Fiscalía para la Atención de los Delitos contra la Libertad de Expresión, el esclarecimiento de los hechos y la garantía de la integridad del periodista y su familia. Hasta ahora, la Fiscalía no ha detenido a ningún responsable de asesinato a periodistas.

Este caso se suma a una serie de atentados –también terroristas– a la libertad de expresión en México. Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, desde el 2010 hasta la fecha, suman 97 asesinatos de periodistas y 433 expedientes de queja por agresiones por cumplir con su profesión. Por si fuera poco, desde el 2006 hasta ahora ha habido 42 atentados a instalaciones de medios de comunicación, quedándose en la espera de un pésame o twitt de indignación, y por supuesto, el esclarecimiento y comunicación de los hechos por parte del Estado Mexicano.

El espíritu jacobino ha invadido los corazones de muchos mexicanos, que se solidarizan con el pueblo Francés, entre ellos, el presidente de la República. Pareciera por un momento que La Marseillaise se convirtiera nuevamente en el canto universal como lo fue en el siglo XIX, fuente de inspiración para las revoluciones de independencia latinoamericanas. Sin embargo, la indignación no debe de saltarse los problemas más cercanos, como la impunidad hacia la libertad de expresión que hoy en día padece México, con 97 Marats en menos de cinco años.